Introducción al PBL

Bienvenidos y bienvenidas a una serie de vídeos que hablan sobre innovación educativa. Soy José David y podéis encontrar más información en jose-david.com.

En este primer vídeo haremos una introducción al Aprendizaje Basado en Proyectos, también llamado ABP o PBL. Empezaremos con un ejemplo que elaboré hace unos años con mi colega Rafa Ávila. ¿Estáis preparados?

¿Seríais capaces de dar la vuelta al mundo en un tiempo récord?

Así empieza una de mis clases de matemáticas de 6º de primaria. Todos los alumnos se unen al viaje sin pensarlo.

Al igual que los personajes de Julio Verne en su libro “La vuelta al mundo en 80 días”, los alumnos se embarcan en una auténtica aventura a contrarreloj. El objetivo es claro: organizados en grupos, los alumnos deben visitar todos los continentes y superar una serie de pruebas en cada una de las ciudades visitadas. Y todo esto, en un tiempo máximo de 24 días.

Los alumnos describen su viaje en un blog a modo de diario. En él relatan todo lo que les va sucediendo. Y deben ser realistas, así que introducen retrasos en los vuelos, hablan del tiempo atmosférico en cada ciudad que visitan, crean montajes fotográficos lo más originales… y, ¡un grupo incluso llegó a levantarse de madrugada para publicar su post en hora local mientras viajaba por Australia! ¡Y otro grupo tuvo que alquilar un jet privado para poder regresar a tiempo!

A su regreso, los alumnos elaboran un mapa eléctrico con el trayecto que han realizado y exponen a sus compañeros este fantástico viaje.

¿Qué es exactamente el Aprendizaje Basado en Proyectos?

El ABP o PBL es una metodología en la que el alumno se convierte en el protagonista. Aprenderá conocimientos pero también adquirirá habilidades y actitudes. Todos aprenden a su propio ritmo y construyen el conocimiento unos con otros.

El desarrollo del proyecto empieza con una pregunta generadora. Cada grupo se enfrenta a una situación problemática real a la que deben dar respuesta. En primer lugar, los alumnos se plantean qué saben y qué necesitan saber.

A continuación investigan y llevan a cabo de forma más o menos autónoma las actividades que necesitan para resolver la situación. El profesor guía, orienta y acompaña a sus alumnos que son los auténticos protagonistas. Más que dar respuestas, hace preguntas para que los alumnos reflexionen.

Al final, cada grupo expone sus productos, que pueden ser tangibles (es decir, que se pueden tocar, como un mapa eléctrico, una maqueta, un mural…) o intangibles (lo contrario, que no se pueden tocar, por ejemplo, una representación teatral, una entrevista en la radio, una publicación en las redes sociales…).

La evaluación tenemos que entenderla desde un punto de vista muy amplio: el profesor evalúa a sus alumnos pero también evalúa su propio proyecto y su propia labor. Pero los alumnos se evalúan a sí mismos, se evalúan unos a otros y por supuesto, también evalúan el proyecto.

Y, ¿qué beneficios conseguimos al trabajar con PBL?

  • Aumenta la motivación de los alumnos.
  • Se desarrolla su autonomía.
  • Se fomenta el espíritu crítico.
  • Habilidades y competencias como la colaboración, la comunicación, la toma de decisiones y la gestión del tiempo.
  • También se promueve la creatividad.
  • Se integra el aprendizaje con la realidad.
  • Se atiende a la diversidad.
  • Se aprende de manera práctica a utilizar las fuentes de información y la tecnología.

¿Te gusta el Aprendizaje Basado en Proyectos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *